Las 10 cosas que dicen las mamás mexicanas

el

Una de las personas más importantes en la vida de cada persona, es la madre, aquella persona que cuida de ti en los primeros años de tu vida, con alimentación, sustento y miles de consejos para que seas una mejor persona.

Y entre esos consejos que te quedan marcados de por vida, quedan frases memorables, que han sido replicadas por miles de madres en todo México, y que se han vuelto indispensables para educar a los retoños que están comenzando a tomar su camino.

¿Quieres saber cuáles son las frases clásicas que vas a escuchar siempre de una madre? Aquí las presentamos, con nuestro Top 10:

1. Cuando tengas hijos, me entenderás

Una mamá siempre ve por el bienestar de sus hijos, y en ocasiones, le cuesta trabajo hacerles entender lo que uno siente o vive, por ello, siempre usa esta frase, como una explicación final de lo que le puede esperar en el futuro. Cuando los niños, y sobre todo, en etapa adolescente, no creen las cosas que les dice su madre, esta frase queda como anillo al dedo para responderles.

2. No sé, pídele permiso a tu papá

En muchas ocasiones, se ha pensado que las decisiones siempre deben ser tomadas o respaldadas por el padre de familia. Desde generaciones anteriores, siempre ha sido una costumbre que la mamá se deshaga de tomar la responsabilidad para dejar salir a los hijos, por citar un ejemplo, y mejor, cede la decisión al marido. ¿Será que en este tiempo, se siga con esta costumbre?

3. Si tu amigo salta a un pozo, ¿tú también?

Algo que les molesta a las madres de familia, es que los hijos respeten más a los amigos que a su propia familia, y cuando llega el momento de pagar las consecuencias de sus actos, en compañía de amigos, esta es la frase característica de una madre, para hacerle entender que no todo lo que hagan sus compañeros de escuela sea lo correcto. ¿Cuántas veces la habías escuchado?

imagen 1

4. ¡Ahorita es ahorita!

Una de las palabras más mexicanas que existen en el lenguaje es ‘ahorita’, que se relaciona con un periodo indeterminado de tiempo para hacer las cosas, y cuando la mamá da órdenes a sus hijos para hacer su quehacer o ir por el mandado, lo que más le molesta es escuchar esta palabra maldita. Así que, consideremos esto como una advertencia, que si no cumples, puede aparecer el ‘chanclazo volador’.

5. Primero aprende a lavar tus calzones y luego piensas en novio

Cuando los hijos dejan la infancia para llegar a la adolescencia, es normal que haya una serie de sentimientos que comienzan a florecer en ellos, y cuando esos sentimientos llegan a oídos de una madre, ésta le pone un freno y le responde, de una manera elegante, que lo primero que debe de hacer es aprender a realizar sus responsabilidades, antes de pensar en otro tipo de asuntos.

6. Te estás acercando al callejón de los fregadazos

Los niños suelen ser un amor, pero cuando se encuentran en un estado de locura, esta situación no la toleran las madres, pero su amor incondicional les frena a sacar el cinturón y las lleva a advertir que si hacen otra cosa mala, se llevarán su merecido. Con esta frase, las madres han logrado controlar a sus pequeñines, pero nunca falta en su vocabulario, aunque lo repitan constantemente.

7. Tu y yo nos vamos a comer un pollito

Bien dicen que una madre tiene sexto sentido, y es que ellas saben identificar en qué momento o situación tuvieron problemas sus retoños, y ellos, muy inocentes, deciden ocultarlo, pero al final, la verdad sale a la luz. Esta frase es útil, para dar a entender a sus hijos que tendrán que arreglar un asunto con ella, y del que, estamos seguros, saldrán chispas de los cordonazos con el cable de la plancha.

imagen 2

8. El día que yo no esté se van a llenar de gusanos

Si la labor de ama de casa fuera un empleo, las madres no tienen descansos, días festivos ni sueldo, y ¡vaya que lo merecen!, ya que ellas pone orden en todo el hogar. En muchas ocasiones, los hijos no cooperan en las labores, dejando que todo lo haga la reina de la casa, es por ello que las madres tratan de instruirlos, para que se valgan por su cuenta, antes de que su casa sea un cochinero.

9. Aquí no es restaurante

Si algo aprendemos de las abuelas es que, todo el tiempo es hora de la comida, además, las diferentes actividades de cada uno de los miembros de la familia, provocan que siempre esté la cocina disponible para alimentar a sus integrantes, labor que hacen las mamis. Es por eso que, si alguien se atreve a decirle a su madre que le sirva de comer, cuando no les corresponde, sean merecedores a esta célebre frase.

10. ¿Y si lo encuentro qué te hago?

Por último, no podemos olvidar esta frase clásica que toda mamá debió haber dicho, al menos, una vez en su vida. A veces, por las prisas, o porque simplemente no ponen atención en las cosas, los niños corren con su madre para preguntar por aquello que ha desaparecido misteriosamente, pero esto puede resultar contraproducente, si la madre llega a encontrar ese objeto perdido, la chancla estaría lista.

imagen 3

Estas fueron algunas frases que toda mamá mexicana tiene en su ADN, ¿las has escuchado en la voz de la mujer que te dio la vida? Esperamos tus comentarios en esta publicación y en nuestras redes sociales.

@De5y10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s